Estímulos y responsabilidad

Uno de los problemas más graves a los que se enfrentan las economías mundiales es el hecho de crecer y de superar la enorme disyuntiva de cómo hacerlo. Los manuales de crecimiento económico intentan arrojar un poco de luz sobre este hecho, intentando explicar cómo crecen los países. Debemos distinguir, dentro de esta literatura del crecimiento, dos etapas. El crecimiento económico moderno, expuesto por economistas como Sala i Martí o Acemoglu – entre muchos otros por supuesto – supera lo expuesto desde hace mucho tiempo por economistas – por ejemplo, Kuznets o los trabajos sobre la desigualdad y la pobreza de principios del siglo XX y finales del siglo XIX. Y digo supera porque, en cierto modo, lo hace. Conforme disponemos de más posibilidades de analizar datos, la posibilidad de realizar trabajos empíricos aumenta. Tanto es así, que las publicaciones mundiales en economía – y en otras ramas, por supuesto – aumentan cada año de manera considerable. Pero que aumenten no significa que se llegue a un punto en común donde haya una opinión clara con respecto a un tema determinado. Una de las disyuntivas más amplias es el tema de los estímulos fiscales, un tema escabroso y que se pone de manifiesto, siempre, en etapas de recesión.

Entenderlo es, sin embargo, muy simple. Las decisiones que toman los agentes son, en su mayoría, acciones guiadas por una racionalidad limitada – en cierto modo, los agentes son irracionales algunas veces y, muy pocas veces, totalmente irracionales, lo que nos lleva a pensar que mostramos una racionalidad limitada ante la toma de decisiones – centrada en el futuro. Ahora bien, tenemos que entender que no presentamos una certeza clara sobre ese futuro: si los agentes supiesen que el precio de un producto cualquier caerá mañana, venderían todo lo que tuviesen de ese producto hoy (entendiendo que, si todo el mundo tuviese acceso a la información, entonces la caída sería mañana pero sus efectos afectarían hoy). Estas afirmaciones son, en su mayoría, esgrimidas por pensadores neoclásicos seguidores de las teorías de David Ricardo y sus coetáneos. En la Academia hay muy pocos (o no hay) que tomen como cierta con una exactitud del 100% la teoría de las expectativas racionales y la del conocimiento completo del futuro.

Hay determinados momentos en una economía en la que una reducción de la demanda y un aumento del ahorro provocan una recesión. Así, todo ahorro por parte de las familias implica una reducción de su demanda. La reducción de la demanda provoca una menor producción de un determinado producto, lo que deriva en una reducción de la plantilla que produce esos productos. Si, además, los salarios bajan, entonces habrá mayor propensión al ahorro que al gasto (es decir, lo ahorrado hoy será un ingreso mañana). Y aquí también juega un papel muy importante la economía de la información: no sabemos cuándo el riesgo pasará y podremos volver a transferir capital de ahorro a inversión o gasto. No sabemos de una manera estadística, al principio de una recesión, cuándo esta acabará. Ahora bien, una de las características de estas recesiones, como se ha apuntado antes, es que las tasas de ahorro son altas y las de inversión/gasto retroceden por la incertidumbre. ¿Cómo hacer para que, con un ahorro alto, la economía se recupere y la demanda salga de su depresión?

Hay distintas posiciones. Una de ellas es por supuesto, la del Estado. La visión es que el Estado incurrirá en un déficit fiscal para promover un aumento del empleo. Ahora bien, un aumento potencial del empleo en población antes desempleada hará que aumente la demanda agregada y baje el ahorro, por lo que se deduce que la incertidumbre bajará, al liberarse renta.  Realmente no es complicado de entender. La consolidación fiscal, al igual que los estímulos, también tiene consecuencias internacionales. Si un país reduce su gasto total, implica que está “intentando” equilibrar sus balances. Cuando “necesita” hacer esto, es, se dice, porque hay una recesión. Es decir, hay muchos economistas que entienden que en época de recesión es necesario equilibrar los balances. Si tenemos tres países, comerciando los unos con los otros, en un contexto de más o menos libre comercio, sin medidas proteccionistas relevantes, lo que veremos es que, si dos reducen su gasto, el tercero se verá afectado.  Por supuesto, hay muchas teorías que aún todavía piensan que determinados agentes se arriesgarán en situaciones de incertidumbre a incurrir en un déficit propio.

Datos y evidencias

Pero aún así, podría ser que los estímulos no supusiesen realmente ningún beneficio para la economía. Los gráficos 1, 2, 3 y 4 tratan este tema.

Captura de pantalla 2014-03-09 a la(s) 14.29.25

Como podemos observar, el ahorro en EEUU disminuyó una vez que hubo un estímulo. Esto es algo que hemos visto anteriormente. Los ahorros tienden a producirse en situaciones con incertidumbre. Si se reduce la situación de incertidumbre, la tendencia a ahorrar disminuye y se dedica un grado mayor de renta al gasto o a la inversión, lo que hace aumentar la demanda que hace aumentar la producción.

Captura de pantalla 2014-03-09 a la(s) 14.29.41

Aquí la tendencia vuelve a ser la misma. Luego de la crisis de 2008, la tendencia del GDP fue a caer de una manera vertiginosa. Cuando hubo un estímulo fiscal, hubo un crecimiento de éste.

Captura de pantalla 2014-03-09 a la(s) 14.29.51

Además, la tendencia de desempleo era a crecer. Sin embargo, los estímulos crean empleos, lo que hace disminuir esta tendencia de pérdida de trabajos.

Captura de pantalla 2014-03-09 a la(s) 14.29.58

Por último, tenemos a la producción industrial. Esto es algo que ya hemos tratado anteriormente: si no hay incentivos para producir, la capacidad de producción disminuye y aumenta el desempleo. Un estímulo fiscal en recesión aumenta la producción, porque ha aumentado previamente la demanda y la renta.

Publicado en Economía | Etiquetado | 1 Comentario

¿Desigualdad y envidia?

Teorías poco convencionales que traten temas económicos hay muchas. Pero una de las más sorprendentes es la increíble relación que parece empezar a cobrar fuerza que asocia la desigualdad a la envidia. Situémoslo de esta manera. Si hay un individuo con una renta que triplica a cualquier otro, este último sentirá envidia del primero y, entonces, la desigualdad entre ambos se incrementará. Si revisamos un poco más lo que se dice es que la desigualdad en un país no importa: hay que centrarse en la pobreza. El estudio de la pobreza es, sin duda, muy relevante y hacer que el mundo salga de ésta es, cuanto menos, necesario. Pero, ¿es verdad que la desigualdad tiene algo que ver con la envidia?

Sigue leyendo

Publicado en Economía | Deja un comentario

Una aproximación a la estructura de las multinacionales en los países en vías de desarrollo

Este artículo es una adaptación de un paper en el que estoy trabajando

La estructura de las multinacionales es un tema complejo en el estudio de la economía del desarrollo. Por varios factores. En primer lugar, porque no existe un comportamiento único, esto es, no todas las multinacionales presentan las mismas características. Segundo, porque las características de un comportamiento general variarán conforme al territorio. Es decir, el comportamiento de una multinacional en A variará del comportamiento en B y viceversa. Es importante aclarar esto a la hora de establecer un marco de análisis general que pueda ser usado para la investigación y para el trabajo sobre esta área. Sigue leyendo

Publicado en Economía | Deja un comentario

El FDI no es lo que aparenta…

Revisando un poco el estado de la literatura para un nuevo paper sobre el que estoy trabajando - sobre las multinacionales en los países subdesarrollados - he estado buscando datos sobre el FDI. La tabla 1 muestra los flujos del FDI estimados en el mundo. DC está para Developing Countries y DE está para Developing Economies.

1332

Sigue leyendo

Publicado en Economía | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las guerras civiles en el contexto económico

El estado de la literatura económica sobre las guerras civiles  y, en general, sobre los conflictos armados es, todavía, escaso. Sí, es cierto que hay tratados y artículos bastante interesantes sobre las repercusiones de la guerra en una economía – de hecho, Keynes escribió un tratado fantástico sobre ello. La posición del espectro económico en los conflictos civiles entraña un interés muy alto por, principalmente, tres elementos. El primero de ellos, el más básico, es  poder comprender cuáles son las consecuencias inmediatas de un conflicto civil en el largo plazo. El segundo es que nos permite saber cómo se comporta el capital humano ya establecido en actividades económicas en situaciones de conflicto. El tercero es intentar dilucidar por qué se producen conflictos civiles en un contexto estrictamente económico – en este aspecto muchos economistas que trabajan en este tema colaboran con sociólogos y con politólogos expertos en diferentes áreas.

Sigue leyendo

Publicado en Economía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La eterna lucha

La novela escrita por Scot Fitzgerald. el Gran Gatsby ha llevado a la esfera económica ha establecer una nueva correlación basada en dos variables: en la ‘X’, la desigualdad medida y ajustada en base al coeficiente GINI; y en la ‘Y’ la elasticidad de la renta intergeneracional. Es una nueva forma de medir cómo afecta la desigualdad al largo plazo en el desarrollo de un país. Fue establecida por Alan Krueger, en un discurso sobre la desigualdad y fue, más tarde, utilizado por Obama en un discurso impartido el 4 de diciembre en Washington.

Sigue leyendo

Publicado en Economía | Etiquetado , | Deja un comentario

Demanda doméstica en China

Desde hace varios años la complejidad de China ha ido aumentando. La dificultad de analizar a un país como este es lo que lleva a muchos economistas a intentar descifrar qué está pasando en China. En este artículo se pretende hablar sobre cómo crece China y, básicamente, en que está sustentado el modelo de crecimiento chino. Lo que se pudo ver durante la construcción de este artículo fue que muchas de las situaciones que actúan como motores de la economía china no son escalables en el tiempo, esto es, no pueden mantenerse durante muchos años. El crecimiento sostenido de la economía china en base a las exportaciones terminará. Los últimos coletazos de la falta de demanda interna y, sobre todo, de la resistencia mostrada por la población china al consumo y su tendencia al ahorro y a la inversión a largo plazo, mayoritariamente en productos seguros,  son solo algunos de los ejemplos que han conducido la investigación de este artículo. Lo que se presenta son algunas evidencias sobre el crash crunch del crédito en China además de un análisis de la banca en la sombra – shadow banking. Lo que se pretende es arrojar un poco de luz sobre el (complejo) país asiático. Los datos aquí presentados pueden ser contrastados y replicados en las fuentes presentadas al final de este artículo. Lo que se pretende es basarse en datos teóricos y mostrar una pequeña investigación sobre su situación actual.

Sigue leyendo

Publicado en Economía | Deja un comentario